Los grandes inversores en el mercado financiero obtienen su rentabilidad mediante una estrategia activa. Por eso, no suelen enamorarse de una inversión y los activos son comprados y vendidos en forma periódica buscando el mejor rendimiento.

En general, los inversores piensan que al adquirir un inmueble están invirtiendo. Pero realmente, no es así.

Si de oportunidades se trata, la ventana para aprovecharlas ya esta abierta ahora será cuestión de saber encontrar los activos mas atractivos para retomar la inversión en ladrillos que siempre resultó ser el mejor resguardo del capital y si se opera inteligentemente el mas rentable.

Sin duda el mundo entero debió adaptarse a convivir con una pandemia. Y no fue la excepción para el Real Estate en varios países, no sólo en Argentina.

Compartimos la participación de Mariano Capellino, CEO y Fundador de INMSA, en el 1er Encuentro para Inversores y Family Offices de Latinoamérica, junto a Gabriela Soni, Chief Investment Officer (CIO) UBS Wealth Management; y moderado porGustavo Castellanos, Head of Investments Lexington Capital que tuvo lugar el pasado 2 de julio. 

El real estate es una oportunidad también por estos días de dólar alto. Entendemos que se van a generar valores más competitivos en el precio de la construcción medido en dólares, debido a la devaluación y a la capacidad ociosa del sector.

Compartimos la participación de Mariano Capellino, CEO y Fundador de INMSA, en e Primer Ciclo de Conferencias Online para Inversores y Family Officies de Colombia, organizado por RV Inmobiliaria, el pasado 17 de Junio.

“Hoy los activos inmobiliarios en Argentina están sufriendo fuertes bajas. Si de oportunidad se trata las va a haber para todos aquellos que tienen dólares. Consideramos que es un buen momento para comprar tierras”

Los contextos de crisis pueden representar también oportunidades para los inversores, siempre y cuando se tengan claras ciertas variables para transformarse en algo rentable y seguro.

Para quien tiene un terreno y los dólares para hacer su casa, tal vez es un buen momento, ya que, al haber capacidad ociosa, podría ser ocasión para negociar materiales y mano de obra a un costo atractivo en dólares.