• NOTICIAS

    Mariano Capellino

22/06/2020

Cómo ganarle a la inflación. Opciones para todos los bolsillos.

El consenso de economistas relevados por el Banco Central (BCRA) le pone 51% al casillero de la inflación proyectada para los próximos 12 meses. La calle incluso siente que será un poco (o bastante) más. Sea uno u otro número, lo que impera es la necesidad de proteger el poder adquisitivo de esos pesos que si quedan inmovilizados se derriten antes de poder usarlos.

Para ahorristas sin experiencia ni ganas de asumir riesgos o para los que quieren probarse el traje de pequeños inversores, la primera recomendación en la que coinciden todos los consultados es comprar los US$200 a precio oficial. ¡Y si el excedente mensual es mayor?: desde stockearse con bienes de consumo hasta hacer plazo fijo UVA o ir tras instrumentos dollar linked . El abanico no es muy grande, pero hay varias opciones para considerar.

“Para la persona que tiene un excedente pequeño, que quizás no llega a comprar los 200 dólares mensuales, algo tan simple como acumular productos no perecederos del supermercado es una buena idea. Otra alternativa para el inversor poco sofisticado en este contexto son los bienes durables, desde autos hasta electrodomésticos grandes (línea blanca) o productos de tecnología. Más interesante aún si se pueden comprar con planes de cuotas sin interés. Al cabo de algunos meses, ajustada por la inflación, esa cuota fija va a valer mucho menos”, desgrana, didáctico, Camilo Tiscornia, economista y director de C&T Asesores.

“En el mercado financiero hay que apuntar a los activos vinculados al CER”, agrega el economista, y plantea acá un signo de interrogación al que habrá que estar atento: “El riesgo con este tipo de instrumentos es que en algún momento se adultere la medición de la inflación. Es algo que sucedió el pasado, hay que mirarlo, aunque por ahora no parece ser el escenario”.

Alternativas a mano

La alternativa más a la mano de los ahorristas para mantenerse delante de la inflación son los plazos fijos ajustados por UVA precancelables que el Banco Central lanzó a principios de este año y en el último mes fueron de los más demandados en los bancos.

A diferencia del plazo fijo tradicional, los UVA garantizan tasa de interés positiva, es decir, por encima de la inflación del período . Estos depósitos ofrecen pagar el equivalente al Índice de Precios al Consumidor que informa el Indec (en mayo la inflación oficial fue del 1,5%) más 1%, pero la condición para eso es cumplir con un plazo mínimo de inversión de 90 días.

Si el ahorrista decide precancelar, puede hacerlo a partir del día 31 de constituido el plazo fijo y en ese caso recibe una tasa de interés muy similar a la que pagan los plazos fijos comunes.

Por donde se los mire resultan más convenientes que los depósitos a plazo fijo tradicionales, que, aun con el incentivo de tasa mínima regulada por el BCRA, prácticamente en ninguna entidad superan el 30/32% anual,una tasa muy por debajo de la inflación esperada. Es decir, con este tipo de inversiones el ahorrista termina perdiendo poder adquisitivo frente a la evolución del costo de vida.

“El primer paso para aquellos inversores que deseen protección contra el impacto de la inflación es hacer mas eficiente el manejo de la liquidez necesaria para vivir en el día a día”, arranca Mariano Calviello, head portfolio manager del Banco Galicia, y apunta a la idea de no tener recursos inmovilizados, sin que generen algún tipo de rendimiento, a lo largo de buena parte del mes sin necesidad.

La herramienta para esa administración más eficiente son los fondos comunes de inversión (FCI) que se conocen en el mercado como T+0. “El FIMA Premium ofrece la posibilidad de optimizar esas colocaciones de muy corto plazo, ya que posee un plazo de rescate inmediato, en un horario muy extenso, de lunes a viernes desde las 4 AM hasta las 16 y con una cartera de inversiones que no poseen riesgo precio. El rendimiento aproximado se encuentra en 18,50% y es ideal para obtener un rendimiento en colocaciones de muy corto plazo”, recomienda Calviello.

Este tipo de FCI se pueden suscribir a través del home banking de prácticamente todos los bancos y también en sociedades de bolsa o players virtuales. Se encuentra con el nombre de fondos de money market o fondos de liquidez.

Para las colocaciones que puedan pensarse con un plazo superior, la otra alternativa que recomiendan los especialistas son los fondos de renta fija.

“El FIMA Ahorro Plus ofrece rendimientos acordes al rendimiento que se podría obtener en un plazo fijo, con la capacidad de poder rescatar con liquidación en 24 horas. Este fondo, por su composición, posee riesgo precio de los activos de su cartera, motivo por el cual el horizonte de inversión no debiera ser menor a los 40 días”, explica el ejecutivo de Galicia.

Atarse al dólar

También en el universo de fondos, para inversores con plazos un poco más largos una recomendación que se repite es la de los fondos comunes de inversión (FCI) con activos dollar linked¿De qué se trata? “Instrumentos que se compran y se venden en pesos, pero captan la evolución del dólar contra el peso. Son una alternativa interesante para los ahorristas a la que se puede acceder tanto a través de obligaciones negociables de empresas como de fondos comunes de inversión”, aporta Tiscornia.

“En ese segmento lanzamos el Fondo Balanz Renta Fija Dólar Linked, que se valúa en pesos y está compuesto por una cartera diversificada de activos dollar linked , priorizando la calidad crediticia de bonos corporativos, soberanos o subsoberanos entre otros instrumentos que acompañen la evolución del dólar oficial”, detalla Pablo Castagna, director de wealth management de Balanz. Estos fondos tienen liquidez en un plazo de 48 horas y un horizonte de inversión a mediano plazo.

En este segmento Calviello apunta al fondo FIMA Capital Plus, “cuya cartera se encuentra invertida en instrumentos con cláusula de ajuste dólar y que intentan replicar la evolución del tipo de cambio, y en el que se puede invertir en pesos. Este tipo de fondo posee un horizonte de inversión más extenso”.

Entre las últimas colocaciones de obligaciones negociables dollar linked figuran las de IRSA, YPF, Cresud, Pan American Energy, Genneia y Telecom . “Son instrumentos financieros nominados en dólares que se suscriben y se pagan en pesos al tipo de cambio oficial. Lo bueno de estos instrumentos es que no solo pagan una tasa de interés, sino que también aseguran la cobertura del tipo de cambio, es decir que al final del período el inversor va a recibir los pesos equivalentes al monto de la inversión al tipo de cambio de ese momento y en ese contexto, entendemos que estas ON representan una buena oportunidad para inversores moderados”, dice Castagna.

Valores competitivos

Finalmente los especialistas consultados ponen también en la lista de alternativa elegibles a los Cedear, que son los certificados representativos de acciones extranjeras en la bolsa local.

“Estos instrumentos siguen la evolución del dólar y se compran en pesos, pero acá hay que tener en cuenta que se trata de acciones y, en consecuencia, son inversiones con mas volatilidad y con más riesgo. Yo los reservaría para una inversión con un plazo de por lo menos un año”, aclara Tiscornia.

Para bolsillos más abultados, el real estate es una oportunidad también por estos días de dólar alto. “Entendemos que se van a generar valores más competitivos en el precio de la construcción medido en dólares, debido a la devaluación y a la capacidad ociosa del sector“, explica Silvina Capellino, ejecutiva de Inmsa Real Estate.

En ese sentido, la oportunidad dependerá de la espalda de cada inversor. Pero desde construir hasta encarar una refacción o hacer una ampliación de la vivienda, o incluso hacer acopio de material, será una idea rentable en los próximos meses.

Fuente: La Nación